La vida no tiene sentido

Un post pesimista.

Red Fish Contemplates The Meaning of Life by magicalhobo (sketchport.com).

La vida, como un fenómeno general en el Planeta Tierra, no tiene sentido ni significado. Por más que le des mil vueltas. No tiene.

Hasta donde sabemos, la vida inició por un "caldo primordial" en los mares y, poco a poco, en un tiempo de millones y miles de millones de años, transitó evolutivamente hasta los humanos y los seres vivos de hoy. Y, quiero decir, en soledad. La cuestión más constante de los seres vivos, después de estar destinadas a morir, es su soledad en frente a la Naturaleza.

Sin la humanidad, la vida se comía a la vida y la vida mataba a la vida. Alimentación y competencia evolutiva. Una especie desaparecía simplemente por "selección natural", ya que en otra, por cuestiones de un incomprensible e inexplicable azar, aparecía una mutación que le servía para sobrevivir y, directa o indirectamente, poder eliminar la competencia.

Sin la humanidad no había buenos "bichos" o malos bichos. Un animal era el alimento de otro y los más viejos, enfermos o vulnerables, los objetivos para ser comidos. Si había una especie que sobrevivía comiendo pastos, hierbas, en perfecto equilibrio con su medio ambiente, venía un meteorito y los eliminaba de la faz de la Tierra, sin explicaciones, sin "justicia", sin más motivo que las actuaciones y actividades de una Naturaleza extendida más allá de las fronteras terrestres.

Si lo revisas minuciosamente, sin "escapar" hacia ninguna filosofía o religión, ni a demasiadas elaboraciones del intelecto, ya no solamente la vida, la Existencia misma, está llena hasta los bordes de vacío. Y todo lo que surge a partir de ese vacío es un invento de nuestro intelecto. Un invento a veces noble, eso sí.

Con la humanidad en el panorama, la única manera de ver a los bichos, animales, virus, a la Naturaleza toda (huracanes, terremotos, Agujeros Negros tragándose Galaxias, etc.) como no-mala, es volver a sacar a la humanidad y sus atributos de la ecuación.

Y sin embargo, la Naturaleza también nos atraviesa, ¿o no nos atraviesa? Un ladrón, en pleno uso de sus facultades y en plenitud física, roba a un anciano y le quita lo poco que tenía para los medicamentos. Porque es más fácil, porque el viejito era más vulnerable. Por lo que sea...

Entonces, inventamos la Justicia: el concepto, los papeles y los edificios.

Ponete un segundo a pensar, sociológica y antropológicamente, cómo hacían nuestros ancestros hace miles de años atrás, sin Estado ni Religión institucionalizados, para establecer autoridad y, subsiguientemente, un cierto orden en el clan.

Hacían así, por ejemplo: los ancestros del hombre establecían mínimas normas y les otorgaban un sentido. Ese sentido no era entendido por todos, así que la mejor forma de hacer respetar esas normas (aunque los demás no las entendiesen) era recurrir a reacciones primitivas que "adhiriesen" mejor, gracias a la base biológica de la especie, a la pre-concepción básica y elemental propia en las distintas facetas de la vida (el miedo, por ejemplo) en comunidad o individualmente. Nace un concepto místico, espiritual, "un más allá", que da al líder o al que asumía liderazgo un halo de autoridad con una especie de poder (de poder hacer valer aquellas normas) más allá de su territorio. Así, un joven ancestro nuestro de hace miles de años atrás, estando solo y apartado de su clan, se contuvo de robar o hacer algún daño por el mensaje de su líder, que podía verlo incluso si no estaba presente y, por ende, castigarlo.

Todo esto estaba "bien" cuando el líder, de la nada y por "selección natural", era justo o buena gente. ¿Pero qué pasaba cuando el líder era un déspota? "El universo en todas partes parece premiar a la crueldad con poder", decía una película...

Bueno, yo creo que el sufrimiento hizo nacer los conceptos del bien y del mal. Si lo piensas, todo lo que existe en una sociedad ha sido concebido por personas que resolvieron un problema: de dolor, de sufrimiento, de incomodidad, de algún tipo. Desde las tarjetas de identificación personal, hasta las alarmas contra robos o incendios. ¡Hasta los baños! Todo en sociedad dio inicio desde un estado "negativo" hacia un estado de las cosas menos negativo. No sé quién dijo que la "Metafísica" nació de alguien que sufría, disconforme... Y como la gente no quiere sufrir, ni que le duela, ni estar incómoda, fabricó un concepto y trató de moldear su ambiente desde él: la Justicia, el bien y el mal.

Pero, nada de eso existe. La vida, desde la lombriz comida por el pájaro, hasta las orcas jugando con las focas, pasando por el ladrón y el líder déspota, no tiene ningún sentido. Ni dios católico, ni dios musulmán, ni judío. No sé qué pasa cuando alguien, sin auto-engaños, con la mayor cordura posible, sin escaparse, con los pies en la tierra, se dá cuenta que lo único real es que hay un desierto. ¿Tal vez devenga en alguien más maduro...?

Yo solamente vengo a decirte que estás solo, porque así es la cosa. Que en esa soledad también hay gente buena y que puedes inventar algo en ese desierto. Y ojalá que algo noble.

1 comentario:

S. dijo...

Hola! cómo andás tanto tiempo? quería avisarte que retomé el blog. Por si tenías ganas de pasarte por ahí.
Besos!
www.rabiosoatril.blogspot.com.ar